Tel: +507 6402-2615
·
info@caroalasociados.com
·
Lun - Vie 09:00-5:00 / Sáb 09:00-1:00
Contáctanos
Tel: +507 6402-2615
·
info@caroalasociados.com
·
Lun - Vie 09:00-5:00 / Sáb 09:00-1:00
Contáctanos

La Vinculación de los Tatuajes con el Derecho de Autor

En junio de 2005, se inicia la controversia entre David Beckham, reconocido futbolista inglés y el artista Louis Molloy, quien diseñó y plasmó a través de tatuajes, nueve (9) dibujos en el cuerpo del futbolista en mención.

Esta controversia se presentó en virtud de un reportaje en el que el futbolista inglés mostraba los tatuajes, sin autorización del señor Molloy. Esta situación no fue culminada en tribunales, toda vez que entre las partes llegaron a un acuerdo extrajudicial.

En esta controversia se plantearon dos debates: el derecho de autor sobre los tatuajes del sr. Molloy y el derecho a la explotación de la imagen del sr. Beckham.

I. Opinión jurídica

La controversia entre Molloy y Beckham se produce en el territorio del Reino Unido, además de ser aún Estado miembro de la Unión Europea, también se constituye en parte contratante del Convenio de Berna desde 1887. Por lo que su legislación se encuentra armonizada en la protección de los derechos de autor y obras conexas, no solo por el convenio de Berna sino a la vez por las diversas Directivas que ha adoptado la Unión Europea, así como los Tratados de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, (TDA y TIEF).

Es el convenio de Berna que establece en su artículo 2 “ 1) los términos “obras literarias y artísticas” comprenden todas las producciones… las obras de dibujo, pintura, arquitectura, escultura, grabado…” esto nos indica que el dibujo realizado por el Señor Molloy es una obra protegida, sumado a que cumple con las características: 1. Ser una creación intelectual; 2. Ser original y, 3. Susceptible de ser incorporada en un soporte. Por ello es preciso establecer que los derechos de propiedad intelectual llevan implícito un carácter patrimonial que comprende: el derecho a la reproducción, a la comunicación pública y a la distribución[1].

De ahí que la particularidad en estricto derecho es que los tatuajes fueron diseñados y grabados por el Sr. Molloy, independientemente del pago que realizó el Sr. Beckham, éste no pierde sus derechos de autor, inclusive no existió ningún contrato de cesión de derechos. Por lo que la utilización con fines económicos, toda vez que según la web Inkoherence.com, el futbolista cobró por el reportaje que le hicieran para mostrar sus tatuajes, es una característica inserta en el derecho a la explotación, que a su vez es parte de los derechos de autor.

Para estos efectos, la Directiva 2001/29/CE de la Unión Europea, es fundamental al indicar: artículo 3. Derecho de comunicación al público de obras y derecho de poner a disposición del público prestaciones protegidas. 1. Los Estados miembros establecerán en favor de los autores el derecho exclusivo a autorizar o prohibir cualquier comunicación al público de sus obras, por procedimiento alámbricos o inalámbricos, incluida la puesta a disposición del público de sus obras de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y en el momento que elija.

En conclusión, hemos visto que existe una protección nacional e internacional de los derechos de autor que deben ser respetados, independientemente de la figura que se utilice para plasmarlos. En este caso, el derecho le asistía al Sr. Molly frente a la comunicación pública que realizó el sr. Beckham de una obra que no era de su autoría.

[1] FERNANDEZ ROZAS, Jose Carlos, ARENAS GARCÍA, Rafael, DE MIGUEL ASENSIO, Pedro Alberto. “Derecho de los Negocios Internacionales” Quinta Edición. Madrid, 2016.

Ana Campos González
Graduada en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales - Universidad Complutense de Madrid

Mgtr. Ana Campos González

Deja un Comentario

Translate »
Abrir chat
1
Estamos para Ayudarte
Hola. ¡Estamos para ayudarte!